Trofeo ecológico - Burro / POR ENCARGO

Javier Sánchez Medina

€230,00
Precio unitario por

TODO LO BUENO ESTÁ HECHO DE… PLEITA

El esparto es una planta conocida y utilizada por el hombre para hacer toda clase de útiles desde la antigüedad. Una hierba de la familia de las gramíneas que crece espontáneamente en terrenos áridos y pedregosos; propia de zonas como Alicante, Almería, Murcia o Castilla la Mancha.

Esta hierba perenne fue muy valorada por los romanos, precisamente por su alta resistencia y perdurabilidad, pero vivió su momento más álgido en el s. XX, coincidiendo con las dos grandes guerras mundiales, cuando el encarecimiento de otras fibras como el yute y el cáñamo provocó una revalorización del esparto y su consecuente subida del precio.

En el mundo rural, concretamente, se le ha dado gran uso tanto en la agricultura como en la ganadería para el diseño de utensilios. Pero también, y esto es lo que nos interesa a nosotros, se le ha dado especial importancia en la confección de herramientas para el hogar.

Te explicamos la manera de trabajarla y qué lugar tiene la pleita aquí. Pues, de los bordes de esta planta salen dos hilos que se arrancan cuando la planta está verde, estos hilos trenzados o tejidos serán la base del esparto. Trenzados son las llamadas “tomizas” y los tejidos forman las pleitas o tiras anchas. La pleita se cosía normalmente con tomizas, y se reforzaban con tomizas más gruesas, llamadas “tomizones”.

Trabajado de manera completamente artesanal, respetando el medio ambiente además de los procesos y materiales en su fabricación.
Trenzado en pleita y cosido con hilo de bramante.

PRE-ORDER

SOLO POR ENCARGO

Medidas normal:  

Ancho 25cm/Alto 35cm/Fondo 20cm/Peso:1kg.

Precio: 230€

Medidas grande:  

Ancho 45cm/Alto 60cm/Fondo 50cm/Peso:2kg.

Precio: 400€

 

CONOCE LA MARCA

Javier Sánchez Medina es un artesano y restaurador extremeño afincado en Madrid, especializado en la elaboración de espejos y cabezas de animales, a los que ha bautizado como ‘trofeos ecológicos’. Cabezas de animales que son consideradas un arte y que, en muchas ocasiones, los coleccionistas exponen sobre pies y vitrinas.

Su trabajo es puramente autodidacta y hecho a mano y todos los materiales que utiliza son naturales y proceden del sur. Para él, tiene especial importancia que sus obras sean sostenibles y elaboradas únicamente con producto español, siguiendo el proceso de elaboración tradicional de los esparteros.

Javier tiene un taller único en el barrio de Malasaña, en Madrid. Lo que fueron unas antiguas cocheras es ahora el lugar de trabajo de este extremeño donde trenza y diseña cada una de las piezas a mano, recuperando, así, el que es uno de los oficios más queridos y olvidados, al mismo tiempo.

Para sus obras, Sánchez Medina utiliza materiales naturales como el bambú, el mimbre, el ratán o la fibra.