Peine de bambú natural

Banbu

€7,50
Precio unitario por

RELIQUIAS DE LA PREHISTORIA

¿Qué actividades te vienen a la cabeza cuando hablamos de prehistoria? Podríamos nombrar unas cuantas, pero seguro que hay una en concreto que no te esperas: peinarse. Pues sí, como lo lees, ¿desde cuándo hubieses dicho tú que nos peinamos los seres humanos? Pues bien, los arqueólogos sitúan esta acción en la prehistoria y han sido encontrados en varias ruinas y excavaciones egipcias.

Los peines prehistóricos tenían una forma muy similar a la que conocemos hoy en día, tallados en otros materiales como el marfil, un material que por suerte hoy en día cuenta con mayor regulación para prevenir la explotación animal. Según los estudios, se usaban tanto como decoración -como las peinetas que conocemos ahora-, así como para desparasitar la cabeza. Con el paso de los siglos, su uso servía incluso de distintivo social, ya que solo las clases más pudientes tenían mejores condiciones de higiene y por lo tanto, esta capacidad de lucir una melena desparasitada. Era algo que muy pocos podían conseguir, y bastante exclusivo. Aunque se fue introduciendo progresivamente en los diferentes estratos sociales, se reservaba a una actividad poco frecuente, que se realizaba exclusivamente en días de descanso o para eventos especiales.

Y no estamos hablando del peinado de dos horas de peluquería que se hizo tu tía para la boda de este verano… ¡estamos hablando de pasarte el peine un par de veces! Ya más adelante, y con motivo de solucionar los enredos en pelos largos de las damas, nació el cepillo del pelo, que hace mucha más sencilla esta actividad. Ahora es una acción a la que estamos bastante acostumbrados, y aunque hablamos de miles de años de historia sobre este artilugio, no se patentó hasta finales de los años 70 en una peluquería de Francia.

La única cosa que fue a peor en ese objeto que tanto nos ha facilitado la vida, es su producción masiva en materiales plásticos contaminantes para el medioambiente. Por eso aparece el peine de bambú, para que podamos seguir cuidando nuestro cabello a la vez que cuidamos también nuestro entorno. Este material, a parte de reducir la huella contaminante, tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas naturales y respetan la fibra capilar, evitando que se parta. 

MÁS INFO

- 100% bambú natural. 

CONOCE LA MARCA

Rodri y Verónica nos invitan a unirnos a su movimiento para la reducción del impacto humano en el planeta. Desde 2018 viven con el propósito de eliminar, todo lo que sea posible, la producción de residuos, y han plasmado todo este trabajo cargado de valores en su proyecto: Banbu. Como ellos bien dicen: “de nada sirve lamentarnos, ha llegado el momento de actuar”. Estamos enamorados de esta marca minimalista que nos ofrece una gran cantidad de artículos de higiene y belleza en su versión más sostenible, y además eliminando los productos químicos tóxicos, con la finalidad de acabar con la excesiva explotación de recursos. Gracias a su filosofía, nos ayudan a entender que podemos prescindir de muchos “porsiacasos” de los que estamos rodeados en el día a día, aprendiendo a identificar nuestras verdaderas necesidades de consumo, que terminen con las ideas obsoletas de las compras masivas perjudiciales para nuestra economía y nuestro entorno. Además, como sostenibilidad y elegancia son dos cualidades que cada vez tienen más cohesión, en Banbu también priman un diseño innovador, funcional y de calidad.