Botijo Grande I

Botijo Grande I

Laborda

€120,00
Precio unitario por

RAÍCES

De origen algo incierto y asociado a la antigua Mesopotamia, el primer vestigio de un botijo aparece hace unos 3.500 años en el sur de la península ibérica. Las altas temperaturas del verano en el campo, agudizan ese ingenio para la supervivencia, y no es raro que nos fijásemos en estos materiales para hacer el trabajo más llevadero. Y es que los testigos en yacimientos arqueológicos, sitúan los botijos repartidos en diferentes partes de los territorios europeos con características comunes con respecto a su climatología, las de un clima seco y árido, como es el mediterráneo.

En la actualidad, la RAE define el botijo como “vasija de barro poroso que se usa para refrescar el agua, de vientre abultado, con asa en la parte superior, a uno de los lados boca para llenarlo de agua, y al opuesto un pitorro para beber”.

En Honèstica, reivindicamos estos pequeños detalles que se asocian a nuestra cultura, que han ido ligados a nuestra sociedad, y en el caso del botijo, sin ni siquiera atender a clases sociales. Nos encanta ese toque cultural en la decoración artesanal de Almudena Laborda, que nos conecta con nuestras raíces. Además de ser un elemento tan nuestro, los tonos terracota nos transportan instantáneamente a las tierras arcillosas de la península, a los mares de cereal. Nos trae tres modelos diferentes de botijo, pero cada pieza es única, pues se diseñan de manera totalmente artesanal por encargo.

MÁS INFO

- Pieza pintada a mano en acrílico.

- Material: Arcilla Blanca.

- Medidas: 29,5 cm alto x 16 cm ancho.

- Piezas únicas, si la pieza está fuera de stock y quiere una bajo encargo póngase en contacto con nosotros.

- Fotos by Patricia Ferrol - Yagly. 

CONOCE LA MARCA

En septiembre de 2020 y con la intención de unificar la pasión de Almudena Laborda por la pintura y su formación en el sector del diseño, nace Laborda con la idea de llevar todas sus creaciones pictóricas a textil, hogar y complementos. Poco tiempo después surgió el interés por la cerámica, donde plasmar todo su universo creativo en tres dimensiones.

Con la utilización de materias naturales textiles como el lino, la lana y la seda, o cerámicas de alta y baja cocción, loza en las vajillas y papel para las láminas, Laborda ofrece auténticas piezas de autor, exclusivas, con un sello propio y muy diferente a lo que se encuentra en el mercado.

Concebida como una slow brand, sus producciones son a pequeña escala, artesanales y realizadas en su totalidad en España. Las vajillas son pintadas por la artista una a una con esmalte cerámico al igual que todas las colecciones decorativas de piezas de cerámica, también modeladas y esmaltadas a mano. Productos honestos no sujetos a colecciones temporales para gente consciente.