Calcetín de lana virgen natural

The Concrete Company

€18,00
Precio unitario por

DE AQUELLOS PASTOS, ESTA LANA

Es pleno neolítico, una cueva, llueve fuera, hace 2 grados bajo cero. Parece el comienzo de un chiste o un problema matemático de la E.G.B., pero no. Imagina hace 10.000 años, en ese periodo histórico donde se iniciaron las labores de agricultura y domesticación de animales. Hasta entonces les había servido las pieles para resguardarse del frío, pero ¡chas! llegó la oveja… de pelo largo. Sí, de pelo largo, porque ya existía otra oveja (y otras especies de animales) de vello corto y basto. Pero nuestra querida y particular Dolly llegó para perpetuar la especie, lo que hizo que se empleara esa lana como materia textil. Et voilá!

Equipadas con una abundante cabellera de queratina y compuesta por miles de células –que se superponen unas sobre otras construyendo una magnífica barrera aislante contra los cambios térmicos–, las ovejas poseen una lana que destaca por su poder higroscópico, generando una sensación de sequedad al tacto que libera fácilmente cuando el ambiente deja de ser húmedo. Y también por su elasticidad, gracias a la cual las prendas de lana ni se arrugan ni se deforman. 

 Ah, y no te asustes, el esquilado es algo habitual (como cuando tú te cortas el pelo) y los expertos son capaces de esquilar una oveja entera en tres minutos (normalmente se esquilan una o dos veces al año), pudiendo repetir el proceso otras 150 veces a lo largo del día.

Dato curioso: Millones de ovejas y carneros no existirían si en España no se les hubiera dado tanta importancia. Se crearon grandes rebaños trashumantes que gozaron de protección real hasta 1837. Entre los siglos XVI y XVIII llegó a haber alrededor de 20 millones de ovejas pastando en nuestro país. ¡Imaginaros! E incluso se castigaba, en ocasiones, con pena de muerte a quienes sacasen ejemplares vivos de España.

De aquellos pastos, esta lana. Y estos calcetines de The Concrete Company de lana virgen natural. Fabricados en el Norte de España, son los más usados por los peregrinos del Camino de Santiago, por ser súper transpirables y cómodos. Son perfectos para llevar con botas, zapatos o estar por casa. Una vez los usas no querrás usar otros, te lo aseguramos, son adictivos.

Se pueden lavar en la lavadora sin problema.

100 % lana virgen.

La talla S vale para un pie entre las tallas 34 - 36.

La talla M vale para un pie entre las tallas 37 - 40.

CONOCE LA MARCA

La firme apuesta por los valores de la moda ética y ecológica están en el corazón del ADN The Concrete. Para su creador, Fernando García de la Calera, quien fundó la marca en 2007, se trata de comprar menos y comprar durabilidad, con diseños casi siempre atemporales. En definitiva, ser uno mismo, ser honesto con la producción y justo en la compra. 

Aunque allá por sus comienzos, la firma surgiese por su pasión por el skateboard, fue en 2018 cuando se interesó por el patinaje y la sastrería tradicional, utilizando las técnicas aprendidas desde entonces para reinventar su marca.

Para poder ofrecer la más amplia variedad a sus clientes, Fernando está en continua búsqueda de tejidos naturales y de otros artesanos con los que colaborar para crear productos funcionales con alma. El purismo es una parte fundamental de su forma de trabajar. De esta forma, se esfuerza y trabaja duro cada día para obtener el mejor producto artesanal.