¿Turismo a oscuras?

¿Turismo a oscuras?

¿Turismo a oscuras?

En los últimos años, cada vez somos más los que buscamos alternativas sostenibles para disfrutar de nuestros días libres, que dejen de reducirse a una semana vuelta y vuelta al sol en una playa llena de edificios y abarrotada de gente.

Seguro que has oído hablar de otra alternativa conocida como turismo rural o de naturaleza, donde buscamos lugares tranquilos, paisajes de calidad, lejos de las masificaciones, comida local de calidad… ¡seguro que te vienen varios destinos a la cabeza!

Nos encanta descubrir destinos turísticos honestos y respetuosos con el medioambiente, y desde Honèstica queremos proponerte un tipo de turismo sostenible e innovador, no tan extendido aún: el turismo astronómico. ¿Te lo habías planteado alguna vez? No hace falta ser un experto en constelaciones, satélites y planetas, simplemente, tener las ganas de sorprenderte por las maravillas del cosmos en plena naturaleza.

Hablamos de turismo a oscuras porque es el elemento clave en esta actividad: para observar los elementos del cielo, es imprescindible la ausencia de luz. En muchas ciudades, esta actividad se complica ya que en ocasiones, por mucho que nos alejemos, sigue habiendo residuos de contaminación lumínica. ¿Cómo puedes saber cuál es el sitio ideal para no perderte detalle de este evento? 🤔

¿Qué dirías si te contamos que existe un certificado de destino astronómico de calidad? Que sí, que existen expertos que buscan por ti los mejores puntos del país para que puedas observar todo el firmamento en su máximo esplendor. Nosotros queremos descubrirte uno de los mejores destinos para poder desarrollar esta actividad, a la vez que muchas otras, en un maravilloso lugar en el centro de la península: la Serranía de Cuenca. Una región situada en el centro-este de la península formado mayormente por calizas, paredes abruptas, hoces y cañones pronunciados, ríos y lagunas. Una combinación de elementos paisajísticos protegidos por la UNESCO, declarado Parque Natural donde abunda la biodiversidad de todo tipo.

Los municipios de esta región de alta montaña sufren desde hace varios años las consecuencias negativas de la despoblación rural, pero no todo es malo: esto también los ha convertido en lugares ideales para poder realizar turismo astronómico. Desde hace unos años, estos pueblos se han beneficiado del certificado de la Fundación Starlight, encargada de buscar los mejores espacios para observar y estudiar la inmensidad del universo. Esta actividad requiere un entorno sostenible y es, por supuesto, respetuosa con el medioambiente. Si quieres, puedes apuntarte a actividades guiadas con expertos en grupos reducidos o pasear por tu cuenta, dejándote sorprender con algo tan increíble como alzar un poco la cabeza y disfrutar del silencio, y esta experiencia que te regala la galaxia.

Te aseguramos que será una experiencia que te sorprenderá, y tanto tú como la naturaleza disfrutaréis de forma recíproca de esta aventura. Por supuesto, si quieres completar tu escapada, hay miles de rincones mágicos por descubrir en esta región. Recuerda hacerlo siempre desde el respeto hacia los elementos que te rodean, y no olvides compartir tu experiencia con nosotros.