Cosmética natural vs. cosmética convencional

Cosmética natural vs. cosmética convencional

Cosmética natural vs. cosmética convencional

Tanto si te identificas con el término beauty freak como si la cosmética no es ni mucho menos de tu máximo interés, lo cierto es que, si te paras a pensarlo, los productos de belleza son algo que nos acompañan a todos, en mayor o menor medida, en nuestro día a día. Los productos cosméticos son todos aquellos que utilizamos en nuestra vida cotidiana con distintos objetivos: desde el champú para lavar el pelo hasta la espuma de afeitado pasando por jabones de manos, bases de maquillaje, desodorantes o incluso perfumes y labiales.

En resumen, los productos cosméticos son todas aquellas sustancias o mezclas de destinadas a entrar en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano. Esto es: la epidermis, el cabello y el cuero cabelludo, las uñas, los labios y las mucosas bucales. Concretamente, la piel es un órgano semipermeable, por lo que permite que las sustancias que entran en contacto con ella se filtren en nuestro organismo, de manera que si utilizamos cosméticos que incluyen ingredientes que son perjudiciales para nuestra salud, estos terminan por pasar la barrera cutánea. Por supuesto, este mismo mecanismo sucede a la inversa, así que cuando empleamos cosméticos que contienen elementos beneficiosos, estamos contribuyendo a que nuestro organismo los asimile mediante esta vía.

De unos años a esta parte, la concienciación en torno a la cosmética natural ha crecido de manera considerable en todo el mundo y cada vez son más las personas que deciden adquirir de forma consciente productos cosméticos naturales frente a los que fabrica la industria cosmética convencional.

Para distinguir unos productos de otros, es importante que tengas en cuenta los beneficios fundamentales que ofrece la cosmética natural.

Beneficios de la cosmética natural:

- No incluye sustancias químicas ni tóxicas en sus formulaciones.

- Dado que se elabora con ingredientes naturales procedentes de activos biológicos, se absorben mejor y proporcionan mayor hidratación para la piel.

- Tiene efectos duraderos.

- Es adecuada para todo tipo de pieles incluyendo las pieles delicadas de niños y bebés.

- No produce alergias ni efectos secundarios.

- Respeta el medio ambiente pues para su elaboración se realizan procesos que implican el mínimo impacto medioambiental y, al no contener sustancias químicas, se reduce la contaminación.

- Es cruelty free. Ni sus ingredientes ni los productos finales se testan con animales.

Ahora que ya sabes algo más sobre la cosmética natural, te invitamos a descubrir la selección de productos y marcas que tenemos en Honèstica. Seguro que cuando los pruebes, notarás la diferencia y te sentirás mejor contigo mismo sabiendo que has hecho una compra honesta, ética y sostenible.