Tú también puedes hacer que esta Navidad sea más sostenible y honesta

Tú también puedes hacer que esta Navidad sea más sostenible y honesta

Tú también puedes hacer que esta Navidad sea más sostenible y honesta

Parecía que no iba a llegar nunca y, de repente, ya está aquí la Navidad en un año que ha resultado ser insólito por innumerables motivos y que pasará a la historia, entre otras cosas, por haber sacudido las conciencias de millones de personas, llevándonos a muchos a reflexionar profundamente y a preguntarnos qué podemos hacer cada uno de nosotros para sumar nuestro granito de arena a ese objetivo global que es la sostenibilidad.  

Navidad, en nuestra cultura occidental, es un término o un periodo del año que se asocia irremediablemente al consumismo y los excesos. Todos sabemos que, en verdad, lo más sostenible es no consumir nada pero, por otro lado, restringir el consumo implica bloquear flujos de transacciones económicas que son necesarias para que el mundo siga funcionando tal y como lo conocemos. Entre ambos extremos, existe un punto intermedio basado en el consumo consciente, el que precisamente queremos promover desde Honèstica.  

Por eso, te proponemos algunos sencillos pasos para que tú también puedas hacer que tu Navidad sea más sostenible y honesta.

  1. Planifica tus compras
    A muchos nos sucede que vamos justos de tiempo y al final terminamos por improvisar nuestras compras de Navidad pero, si lo piensas, con dedicar apenas 30 minutos a reflexionar sobre los regalos que vas a hacer este año, te estarás ahorrando muchos quebraderos de cabeza. Empieza por hacer una lista de personas e ideas de regalo para cada quién junto con el presupuesto estimado que vas a dedicar a cada regalo. De esta forma, serás capaz de distribuir tu presupuesto de una manera más racional y podrás también prescindir de gastos superfluos, además de que te ahorrarás el estrés de tener que buscar regalos para todos en el último minuto.

  2. Identifica productos sostenibles y hechos con honestidad
    Ahora mismo, son muchas las marcas y pequeños productores que fabrican sus productos bajo parámetros sostenibles trabajándolos de una manera honesta. Además, a menudo, se trata de objetos que están diseñados para durar en el tiempo, con lo que adquiriéndolos estás también contribuyendo a conservar los recursos naturales con que se fabrican, además de reduciendo el coste energético que conlleva su fabricación.

  3. Apoya a pequeñas marcas y productores locales
    Con este gesto, estarás apoyando a que los tejidos económicos locales se fortalezcan, al tiempo que estarás reduciendo el impacto medioambiental que ocasiona tu compra, puesto que los trayectos de transportes necesarios para que tú adquieras un determinado producto serán mucho menores que si optas por comprar un producto que se ha fabricado lejos de ti y tiene que viajar hasta donde tú estás para su entrega. En un momento económico tan delicado como el que estamos viviendo, toda ayuda es poca para las pequeñas empresas y autónomos que luchan por salir adelante con proyectos muy personales y en los que se dejan el alma. 

  4. Minimiza los envoltorios de tus regalos
    Las marcas y productores que apuestan por la sostenibilidad huyen de packagings excesivos y, por supuesto, evitan en la medida de lo posible el empleo de plásticos y otros materiales contaminantes y/o difíciles de reciclar. Por mucho que sea Navidad, tus regalos no necesitan demasiados envoltorios. 

  5. Regala con valores
    Seguramente ya habrás comprobado que muchos de los regalos que has hecho en tu vida y que más han gustado han sido los que tenían una historia detrás o representaban determinados valores. Al final, no por ser más caro o más llamativo, un regalo significa más. A fin de cuentas, el significado detrás de cada obsequio lo pones tú al elegirlo para esa persona especial para ti.